Preguntas Frecuentes

A lo largo de los años que llevamos entrenando han surgido una serie de preguntas, que se han ido repitiendo, por parte de los alumnos que venían a probar el Ving Tsun, y, por ello, queremos aclararlas de antemano.

¿El Ving Tsun sólo me enseñará a defenderme/luchar?

No, el Ving Tsun permite además desarrollar disciplina, perseverancia y sacrificio. Habilidades que enseña la vida misma. Al igual que durante el entrenamiento, nuestras limitaciones y debilidades pueden ser resueltas en otros aspectos de nuestra vida. Todo ello nos lleva a la adquisición de una mayor autoestima, mejora de la salud y determinación. El Ving Tsun aporta muchas otras ventajas como por ejemplo la capacidad de relajación en situaciones tensas, tonificación del cuerpo y respeto por uno mismo y por los demás.

¿Es lo mismo Ving Tsun que Wing Chun?

Sí, es el mismo arte marcial. La razón de que existan tantas variantes de un mismo nombre se debe a varios factores. En primer lugar hay múltiples acentos y dialectos en el lenguaje chino, que han sido transcritos según su fonética por distintos traductores, tanto de occidente como de oriente, dando así cabida a un sin fin de interpretaciones. Wing Chun, Ving Tsun, Wing Tzun, etc son las palabras que cada intérprete escuchaba según su capacidad auditiva y el dialecto a traducir.
Por otra parte, si una escuela de Ving Tsun decidiera variar su metodología para distinguirse de las demás, es habitual que cambien su nombre o incluyan subtítulos al propio nombre del sistema. Moy Yat decidió poner su nombre a sus escuelas de Ving Tsun como garantía de que se aprendería de la misma manera que él lo aprendió de su maestro.

¿Por qué sólo aprendemos Ving Tsun y no lo mezclamos con otros estilos?

El Ving Tsun es autosuficiente tal y como se aprende. Fue diseñado para defenderse en situaciones de diversa índole, y como método de ataque directo para combates reales. Para lo que no se creó es para escenarios de uno contra uno, reglas de torneo o suelos acolchados. Si se entrena el cuerpo en cinco estilos distintos, con sus diversas soluciones a un mismo problema, el tiempo empleado en escoger la solución, de entre los cinco estilos, al problema que se nos presente puede significar perder el combate. Con un entrenamiento dedicado íntegramente al Ving Tsun nuestro cuerpo reacciona inmediatamente, sin nosotros ser conscientes en algunos casos. Recuerda que lucharás mientras entrenas. Evitamos agarres y técnicas de suelo debido a lo siguiente:
1. No puedes ver lo que ocurre a tu alrededor.
2. No es posible moverse con rapidez, ya que el ser humano depende de su juego de pies para moverse.
3. Si eres más pequeño que tu oponente, su peso es una ventaja durante agarres e inmovilizaciones.
4. Estás a merced de otros atacantes. En situaciones reales ésto puede ser mortal. Sobre todo con la cabeza cerca del suelo y vulnerable a patadas.

¿Qué es la vida Kung Fu?

La vida Kung Fu es un entrenamiento más en la vida de todo artista marcial. Se basa en la aplicación directa del entrenamiento en la vida diaria tanto de manera física como mental. Debido a que el entrenamiento se asimila de forma natural y relajada, como la de un bebé cuando aprende a andar y hablar, los principios del Ving Tsun se convierten en parte de nuestro día a día. El aprendizaje no se debe acelerar. El trabajo del Sifu no es amaestrar a los alumnos, sino guiarles a través del sistema al ritmo de cada uno de ellos, según sus habilidades. Debido a ésto, si un alumno pasa mucho tiempo con su Sifu, está entrenando su Kung Fu a un nivel que no se aprende en la escuela, sino a través de la vida Kung Fu.

¿De qué manera puedo sacar el mayor provecho a mis clases de Ving Tsun?

Cinco consejos que aportarán un entrenamiento más eficiente y ayudan a mejorar la salud:
1. Come de todo y haz ejercicio. Evita comida procesada y con conservantes, colorantes, etc.
2. Complementa tu entrenamiento de Ving Tsun con ejercicios cardiovasculares, tales como correr, subir y bajar escaleras, andar mínimo 3 km diarios.
3. Evita tanto las drogas duras como las blandas (tabaco, alcohol, automedicación) en exceso.
4. Ven a clase incluso si estás cansado. Procura entrenar con el mayor número de compañeros posible. Te sentirás mejor después del entrenamiento.
5. Lee. Aprende cosas nuevas. No todo el entrenamiento es físico. Educa tu mente con ciencia, humanidades, el mundo. Aprovecha la salud de la que goza el conocimiento y la experiencia humana.

Anuncios